La Inscripción...



Antes de entrar en detalles, recordemos que quienes toman la iniciativa de romper con lo establecido siempre son considerados locos y quizás lo seamos un poco o un mucho... pero los cambios en la sociedad comienzan así, con los locos como nosotros, que nos negamos a sentar cabeza, que nos negamos a aceptar la acumulación de dinero como la meta de nuestras vidas, que nos negamos a someternos a la injusticia y al abuso, que nos negamos a abandonar nuestros sueños de un mundo mejor.

Sonrisas burlonas, miradas compasivas recibiremos de nuestros compatriotas y muchas acciones menos suaves impulsarán los poderosos cuando vean que no dejamos de avanzar. ¡Bienvenidas sean esas sonrisas, esas miradas y esas acciones, si con su ruido despertamos a otros para que sueñen con nosotros! 

La Partida

A las 11 de la mañana de ayer, 18 de marzo del 2011, me dirigí a la sede central del CSE, con la intención de entregar mi solicitud de inscripción como candidato para las elecciones de noviembre 2011.

Para mi sorpresa me encontré con que el edificio estaba rodeado de policías y antimotines. Los "tranques" iniciaban en la rotonda de Metro Centro por el oeste. Dos veces me impidieron el paso, antes de encontrar una ruta "permitida" y que pudiera utilizar para acercarme.

Al llegar me encontré con que el edificio del CSE estaba rodeado de barricadas de esas que usa la policía y estaban impidiendo la entrada del público en general. Porque  la entrada de los señores y señoras blanquitos, altos, bien alimentados, bien vestidos, bien enjoyados, esa entrada no estaba siendo impedida. ¡Y es lógico, éste es su circo! ¿Cómo no van a poder entrar a ejecutar su acto?

Busqué a un policía que tuviera bordaditos en las charreteras para pedirle autorizara mi acceso. Le informé cuál era mi intención y él llamó por radio a alguien.

El funcionario y el Ciudadano

Al poco rato salió del edificio un Sr. que se mostraba un tanto excitado y tenía aspecto de funcionario de segunda categoría. En efecto, así era. Luego de preguntarme si yo era Sergio Torres, me informó que él es el subdirector de partidos políticos del CSE y que mi solicitud no podía ser recibida porque solo los partidos políticos pueden presentar candidaturas en las elecciones en Nicaragua. El resto de nuestra conversación fue, más o menos, así:

El ciudadano: Aun asumiendo que Ud. tuviera razón, el procedimiento correcto es recibir mi solicitud y luego contestarla en los términos que considere pertinentes, cumpliendo así con su obligación de respetar mis derechos ciudadanos de petición y de optar a cargos de elección popular.

El funcionario: Es que solo los partidos políticos pueden presentar candidatos.

El ciudadano: Mire, ni la Constitución ni la Ley Electoral prohíben a los ciudadanos presentar candidaturas a título individual. De todas maneras, recíbame la solicitud y contéstela como le parezca. Así todos seremos felices.

El funcionario: Si quiere, lleve la solicitud a las oficinas del CSE cercanas a la sede central del Ministerio de Gobernación y yo le voy a contestar por escrito.

El ciudadano: Pero es que el Calendario Electoral dice que es acá en la sede central que hay que presentar las candidaturas…

El funcionario: No se la voy a recibir.

El ciudadano: ¿Me permite filmarlo mientras Ud. se niega a recibir mi solicitud?

El funcionario: ¡No voy a hablar más! – el sr. que se identificó como subdirector de partidos políticos del CSE, funcionario de segunda categoría, dio media vuelta y se dirigió al edificio.

El Ciudadano y los Periodistas

Al encontrarme en la situación de haber sido desestimado por el funcionario y tener a la policía impidiéndome el paso, me pregunté ¿Y ahora?

Entonces percibí que varias personas portaban cámaras fotográficas, algunas cámaras de televisión. Y me dije ¡Ah, periodistas! ¡Voy a informarles del problema!

Lamentablemente los Sres. Periodistas me escucharon con distintos grados de atención y simpatía, pero ninguno vio en mi relato una noticia.

Todos trabajan para medios que tienen intereses muy definidos y, luego de escucharme, llegaron a la conclusión (y algunos así me lo informaron) de que en las redacciones de sus medios no dejarían pasar esa información.

Algunos de ellos se mostraron avergonzados, pero impotentes. Pude identificar periodistas de los medios propiedad del Sr. Presidente Ortega, de La Prensa y otros que parecía trabajar para APRE, al menos esas siglas estaban en sus camisetas.

El Ciudadano y el CENIDH

Así las cosas, decidí dirigirme al CENIDH para pedir consejo y apoyo.

En el CENIDH me atendió un joven muy amable y tomó nota de mi planteamiento. Otro de los funcionarios del CENIDH me expuso que la ley establece que solo los partidos políticos pueden presentar candidaturas, por lo que yo no tenía mucho que reclamar.

Respeto al funcionario del CENIDH a quien conozco desde hace bastantes años, pero disiento de su parecer.
Es cierto que la intención de las oligarquías nicaragüenses es esa, que los ciudadanos no tengamos la posibilidad de disputarles el poder en las elecciones. Pero son tan “maletas” en todo lo que no sea delincuencial, que la redacción que dieron a los artículos legales pertinentes no cierra de manera efectiva tal posibilidad de las candidaturas populares a título personal.

Pedí al CENIDH que me informaran del procedimiento para recurrir de amparo, lo cual hicieron abundantemente.

Luego de reflexionar, decidí que lo más importante era entregar la solicitud de inscripción para tener constancia de haberlo hecho. Así que me dirigí a las oficinas del CSE cercanas al edificio principal del Ministerio de Gobernación.

El Ciudadano y la Dirección de Partidos Políticos

Me presenté a la dirección de partidos políticos y encontré a una secretaria.

Le pedí que me recibiera mi solicitud y le expliqué que el subdirector de partidos políticos me había dicho que allí podría entregarla.

Un tanto nerviosa la secretaria llamó por celular a alguna persona a la cual se dirigió como “doctor”. Le explicó lo que yo quería y, aparentemente, el doctor la tranquilizó y le dijo que podía recibir mi solicitud, puesto que así lo hizo.

Conclusión de esta Primera Etapa

Creo que hemos logrado dar un paso importante. La solicitud fue introducida y el CSE debe pronunciarse por escrito.

Claro que van a rechazar la inscripción, lo que enfrentaremos introduciendo un amparo.

La Respuesta del CSE
Hoy 23 de marzo me presenté a la dirección de partidos políticos para retirar la respuesta a mi solicitud de inscripción como candidato.

Según el calendario electoral, el día 21 de marzo debió quedar listo el Registro Provisional de Candidatos, así que ya deberían tener la respuesta a mi solicitud y debería estar incluida mi candidatura en dicho registro provisional.

Lamentablemente, la Srita. que me atendió me dijo que "el Dr. no está" y por ello no puede darme información, ya que el Dr. es quien maneja esos datos.

Muy amablemente la Srita. accedió a darme un número telefónico, al cual me dijo podré llamar a las 11:00' am para preguntar por el estado de mi solicitud.

A medida que se vayan sucediendo los hechos, iremos actualizando la información...

23/Marzo/2011 11:27 am
La Srita. Marta Ligia, de partidos políticos del CSE, me informa que todavía no hay respuesta. A mi solicitud, me informa que como a las 4:00' pm será buena hora de volver a llamar.

23/Marzo/2011 03:30 pm
La Srita. Marta Ligia, de partidos políticos del CSE, me informa que todavía no hay respuesta. No ha logrado hablar con "el Dr." y no puede dar ninguna respuesta sin hablar con él.

24/Marzo/2011 11:14 am
La Srita. Marta Ligia, de partidos políticos del CSE, me informa que todavía no hay respuesta. Habló con "el Dr.", pero no puede dar ninguna respuesta todavía.

Hoy el Nuevo Diario informó que la lista provisional de candidatos ya fue publicada por el CSE en La Gaceta.

¡Habrá que ir redactando el resurso de amparo!

25/Marzo/2011 09:55 am
La Srita. Marta Ligia, de partidos políticos del CSE, me informa que habló con "el Dr." nuevamente y que éste le dijo que me aconsejaba leer la ley electoral, que si yo no la tengo, que ella me podía ofrecer un ejemplar. No hay respuesta oficial y por escrito, como es su deber (del Dr.) el proveerla.

En resumen:
  1. A mi ejercicio del derecho de petición, no hay una respuesta formal de parte del funcionario cuyo salario es pagado por los impuestos de todos los nicaragüenses. Simplemente se ignora mi petición.
  2. A mi solicitud de ejercer mi derecho a ser elegido, reconocido en el artículo 51 de la constitución, no hay una respuesta formal, de parte del poder del Estado a cargo de tales asuntos, el Consejo Supremo Electoral. Simplemente se ignora mi solicitud.
En este momento me  dispongo a redactar mi recurso de amparo ante la violación a mis derechos constitucionales. Estemos atentos...


Al analizar lo hecho hasta ahora y las acciones futuras, decidí continuar introduciendo un reclamo ante la presidencia del Consejo Supremo Electoral. Los detalles podrán verlos en El Reclamo.






No hay comentarios: